Escrito en Abril de 2014 mientras vivía en Budapest. 
Les he querido a todos. Lo juro. Les quise en el momento, en el lugar, en la dirección que me marcaban Pero estoy tan lejos, tan dentro, tan al otro lado. “Break on trhough the other side”. Ya no siento nada que no sea provocado por y para mi. Ya no quiero a nadie. Solo a mí misma. ¿Y el amor? El amor está a mi lado cada día. Está dándome cigarrillos y pidiéndome consejos. Eso es el amor. De lo otro no quiero nada. Quizás sea como tener un hijo sin tenerlo. Darle un amor incondicional a alguien que nunca te lo devolverá. Ni interesa que ese amor sea devuelto. Yo solo doy. ¡Es tan nuevo todo!¡Tan bonito! No hay palabras que puedan expresar la vida cuando se vive. El día a día. La sensación de que el mundo entero no es inalcanzable. ¿Miedo, de qué? Todo es lo mismo, ¡Todo es tan diferente! Ansío vivir tal y como me toque. No hay restricción que le valga a este culo inquieto y las barreras de un alma que sabe “lo que hay” y que, aún así, saca las tripas de dónde las halla. ¡Mira!

pero esto que estoy viviendo no tiene nada que ver con nada, con nadie. Vida. Solamente vida. A palo seco. Sin limones, ni sal ni ningún condimento que altere su sabor natural. La verdad. Única y eternamente la verdad. Les amo a todos. ¿Para qué engañarme?

Publicado por Alex Bayorti

Copy Writer&Digital Marketing Manager. Borratajear en lienzos es una terapia. A veces leo. Caminar es la mejor meditación y una cerveza en buena compañía, la inmortalidad. NK Comunicación soy yo. Un poco impostora. Dame café y cambiaré el mundo. ¡Que disfrutéis de mi blog!

Deja un comentario