fiscalidad redactores freelance

La fiscalidad de la redactora freelance: qué tengo que presentar y qué narices es esto

Desde que empecé a trabajar de esto ha llovido mucho (y he derrochado toneladas de dinero a lo tonto), ¿Por qué? Básicamente cuando llegas a la ventanilla única nadie te dice que aparte de tener que presentar el 303 (IVA – trimestral) y el 390 (IVA anual) puede que tengas que presentar el 120 (cuando otros te ofrecen sus servicios y resta su IRPF – tú lo tienes que pagar aunque entre autónomos no tienes por qué). Tampoco sabes que IRPF e IVA son dos impuestos distintos. Pero bueno, aclaro un poco el tema de la fiscalidad de la redactora freelance.

El dichoso epígrafe de creación literaria, alfareros y demás

Empecemos por el principio; no existe un epígrafe para lo que hacemos las redactoras freelance. Somos unas proscritas de cara a la Agencia Tributaria y esto acarrea un problema de base; en teoría no tenemos que declarar IVA trimestral ni anual porque la actividad de nuestro epígrafe está exenta de IVA. ¿De verdad? Pues no. De verdad no. Cualquier gestor te recomendará que incluyas IVA en tus facturas (si estás en la península) porque los artículos técnicos no entran dentro de esta categoría exenta de IVA. Vamos, que mejor que incluyas el IVA en tus facturas.

El modelo trimestral es el 303. Por favor, ten una cuenta aparte para el IVA porque en caso contrario es muy probable que cuando llegue el mes de declaración (Enero, Abril,Julio, Octubre) te encuentres con un percal bastante interesante y tengas que sacar 1000-2000 euritos de tu cartera.  Dicho esto, si te haces un lío te recomiendo que optes por contratar una gestoría. Yo estuve en la gestoría online de Infoautónomos que además cuenta con un software gratuito de facturación.

Cuota de Autónomos; págala o no la pagues pero no lo intentes (o estarás endeudada hasta el día del juicio final)

Veamos. Darse de alta en autónomos es sencillo y darse de baja también. Basta con tener el modelo 036 de la agencia tributaria (se puede realizar la gestión online) e ir a la Seguridad Social. Ahí tendrás que rellenar el formulario correspondiente (también se puede descargar) y voilá! Lo difícil empieza cuando en torno al día 31 de ese mes te clavan los casi 280 euros que ahora mismo cuesta cotizar por la base mínima.

Recuerda que la nueva Ley de Autónomos de 2018 te permite darte de baja y alta hasta 3 veces al año por lo que si un mes no facturas, tienes esa baza. En todo caso, siempre es recomendable seguir cotizando. Las multas por dejar de pagar la Seguridad Social son bastante altas aunque en el próximo año descenderá del 20% al 10% sobre el total de la deuda.

¿Qué narices es el IRPF y el IVA?

Quizás me haya anticipado tratando el tema de los modelos de IVA cuando es probable que realmente no sepáis que narices es eso del IVA en términos prácticos.

IVA: Impuesto de valor añadido (las empresas están obligadas a pagarlo por los servicios de otros). Ellos “te lo dan” a ti en sus facturas y tu lo pagas a Hacienda cada tres meses. Vamos que te conviertes en un recaudador que le sale muy barato al fisco. A cambio, la Agencia Tributaria te permite que te desgraves el IVA de los productos y servicios que estén directamente vinculados a tu actividad económica que en el caso de las redactoras freelance, son muy escasos). En las facturas se suma (21%).

IRPF: Impuesto de la Renta de las Personas Físicas. Tú descuentas este valor y la empresa está obligada a declararlo trimestralmente. Es muy importante que tengas esto en cuenta ya que es un 15% menos que cobras en el caso de ser autónoma que, después, en la Declaración de la Renta, se te devolverá en mayor o menor medida. Si las empresas para las que trabajas no te lo devuelven, pierdes dinero. ¿Un consejo? Haz la declaración de la renta a través de una gestoría (cuesta unos 20.30€) aunque te aviso de que después puede que te lleves una sorpresa con algunas empresas que no han abonado tu IRPF (yo llegué a perder unos 300€ en el ejercicio de 2016) y tuve que solicitar, cliente por cliente, para que me devolvieran lo que no habían declarado a Hacienda.

La declaración de la Renta, mejor por gestoría

Además de que te recomiendo que optes por una gestoría durante todo el año (a no ser que no tengas que presentar los modelos 303,390 y/o 120 es bastante recomendable, especialmente si eres novata ya que tiene un coste de unos 25€ al mes y aprenderás de fiscalidad mucho más y mejor que si vas por tu cuenta y te toca pagar errores con multas), también te aconsejo que contrates sus servicios para realizar la declaración de la Renta. Normalmente cobran unos 20-30€ por la confirmación del borrador.

En definitiva, ser redactora freelance no es solo ponerse a escribir sino que requiere de unos trámites cotidianos que van desde la fiscalidad pasando por los presupuestos y la facturación/contabilidad hasta llegar al marketing y al Branding personal. Asimismo, no solo se es redactora sino que se aprende acerca del universo Social Media, SEO, marketer y mucho más. Un auténtico trabajo multidisciplinar que demanda las dotes de planificación y mucha motivación personal. ¿Que si merece la pena? En mi caso desde luego que sí.

Publicado por Alex Bayorti

Copy Writer de profesión y proyecto de escritora. Borratajear en lienzos es una terapia. A veces leo. Caminar es la mejor meditación. NK Comunicación soy yo. Un poco impostora. Dame café y cambiaré el mundo. ¡Que disfrutéis de mi blog!

Deja un comentario