Hace un tiempo escribí un artículo acerca de levantarse a las 5 de la mañana y productividad. Por cuestiones ajenas a mí, no pude recuperarlo y, ¿Sabes qué? Creo que, en cierto modo, no quiero. Ese artículo estaba plagado de términos que ya he desechado hace mucho y que fueron un producto de la moda de la psicología positiva (en la que yo caí como tantas otras freelance). Hoy digo; levantarse temprano sí, pero no a cualquier precio. Descubre por qué.

Por qué levantarse temprano sí, pero no a cualquier precio

Estaba hablando con mis nuevos compañeros de coworking cuando les comenté que yo me levanto a las 5 de la mañana – verdad a medias porque llevo solo unas semanas con esta costumbre -. Su rostro de asombro y de casi admiración me recordó a todos estos posts de hace años, cuando se glorificaba a quién madrugaba muchísimo. Hoy sé una cosa; levantarse temprano en invierno puede estar bien (pero depende). Total, anochece a las 6-7 de la tarde y trabajar desde las 5 de la mañana te puede ayudar a optimizar tu tiempo de trabajo y terminar de hacer tu labor diaria a eso de las 2 de la tarde. ¡Y tener 6 horas para ti y los tuyos diariamente!

Pero, ¿Y en verano? Pues que quieres que te diga, yo no voy a levantarme a esta hora. Trabajaré desde las 7 a las 14 horas y FIN. No tiene mucho sentido madrugar tanto cuando tu día va a durar hasta las 10 u 11 de la noche. Y, no nos engañemos, irse a dormir cuando aún es de noche puede ser de todo menos natural.

Si quieres despertar temprano, acuéstate temprano

Si aún continúas con la idea de hacer como yo, mi primer consejo es una obviedad (o no tanto) que, a menudo, la gente olvida. Aquí una servidora se acuesta cada día entre las 9 y las 10 de la noche – a medida que pasa la semana, más a las 9 que a las 10 -. El fin de semana, suelo levantarme sobre las 8 salvo que el día anterior haya salido por la noche, que tampoco es muy a menudo. A mis treinta y cuatro tengo más planes de tomar algo de día que de noche. Te aviso de que vas a tener sueño durante 1 o 2 días pero merece la pena por la sensación de satisfacción que da el hecho de que tú ya estés solucionando asuntos del trabajo mientras tus clientes duermen.

Esta manera de madrugar NO sirve para todo el mundo

¿Tienes un trabajo de tarde o noche? ¿Tienes hijos?¿A qué hora se acuestan? Aunque nos hayan hecho creer que madrugar solo depende de nosotras, depende mucho de tu situación. No es para todas las personas y, en mi caso, me lo permito porque soy freelance pero sé que quizás en un trabajo por cuenta ajena en el que llegara a las 6 o 7 de la tarde a mi casa, no podría acostarme a las 9 o a las 10 porque implicaría perder el poco tiempo que tengo para mí.

¿Y en verano?

Los meses de verano nos exigen mucha más energía ya que tenemos más vida social y más planes qué hacer. Por eso no estoy muy segura de que este plan de levantarse a las 5 de la mañana sea bueno en verano. Durante estos meses es preferible dormir 2 o 3 horas más y aprovechar las horas extra de luz a tope que irte a dormir mientras aún es de día.

Lo que dicen por ahí los expertos

En una interesante entrevista del NYTimes se derribaban algunos mitos acerca de la relación entre éxito y levantarse temprano. Y es que desde hace una década nos vienen bombardeando con imitar a los exitosos multimillonarios para conseguir ese mismo éxito a cuenta de perder horas de sueño. La realidad es que levantarte a las 4 o 5 de la mañana no te va a llevar de camino hacia el éxito ni mucho menos.

“La razón es que nuestro ritmo circadiano le dice a nuestro cerebro cuándo producir melatonina, nuestra hormona del sueño, así que si tratas de despertar mientras tu cerebro sigue produciendo melatonina, podrías sentir una somnolencia excesiva durante el día, menos energía, un declive en el estado de ánimo y un impacto cognitivo”,

Lisa Medalie, especialista en medicina conductual del sueño en el Centro para los Trastornos del Sueño de la Universidad de Chicago

Según esto no es que levantarse temprano sea negativo sino que perder horas de sueño es lo que resulta enormemente perjudicial para nuestra salud. No solo conlleva una pérdida en nuestras capacidades motoras y cognitivas sino que puede provocar graves alteraciones en el estado de ánimo y en el rendimiento. Y es que, ¿Para qué quieres madrugar si vas a estar zombi o como el monstruo de Frankenstein?

Los Pros y los Contras de levantarse temprano, según mi experiencia personal

Si, también hay una serie de contras de levantarse a las 5 de la mañana y tienen mucho que ver con la vida fuera del trabajo. Aquí está mi veredicto.

Ventajas de levantarse a las 5 de la mañana

Inconvenientes de madrugar demasiado

Me baso en mi experiencia personal; si quieres seguir cualquier tipo de rutina, no la puedes romper. Yo me he visto en la situación de levantarme todos los días a las 8, 9, a las 11 o de irme a dormir a las 4 de la mañana y trabajar de noche. Realmente la que mejor me funcione es madrugar mucho. Puede que también sea porque ya no salgo apenas de noche y los planes de cerveceo o de estar con amigos terminan antes de las 12 de la noche (salvo en ocasiones especiales). Siendo así, es relativamente fácil levantarse temprano aunque algunos días te acuestes sobre las 11 o 12 de la noche.