Por qué la música nos hace sentir tan bien

Por qué la música nos hace sentir tan bien

We are the champions, The final Countdown o Living on a Prayer son temas muy reconocibles que tienen mucho más en común que qué pertenezcan a algunos grupos de rock de referencia de todos los tiempos. Esta coincidencia no es otra que el hecho de que sean algunos de los temas más pegadizos de la historia. Alison Parley, musicólogo con mucho tiempo libre, definió hace un tiempo las cuatro razones que convierten a un tema musical en pegadizo; el tiempo que se tome el cantante para tomar aire, voces agudas en hombres son las que más se pegan, mayor número de sonidos y matices como lo son los coros y el sexo (hombre). Más allá de los temas musicales comerciales, ¿Por qué la música nos hará sentir tan bien? Es decir, ¿Por qué hay quién cree (como yo, por ejemplo) que sin música perdería la cabeza?

Índice de contenidos

  • La música os hacer sentir tan bien por que es una droga.
  • Los estilos de música y su supuesta influencia en la inteligencia.
  • La músicoterapia.
  • Las 3 etapas de la musicoterapia.
  • Consideraciones acerca de la música que te hace sentir bien.
  • Opinión.

La música os hace sentir tan bien porque es una droga (aunque no tan dura)

Más científicos – mucho dinero que despilfarrar – han concluido que la música activa zonas en el cerebro ligadas al sistema de recompensa y que se  libera una ingente cantidad de dopamina cuando escuchamos a nuestros artistas favoritos. Para que te hagas una idea, este estudio equipara a la música con las drogas o el sexo. De ahí su carácter adictivo (aunque siempre beneficioso) y que escuchar y tocar instrumentos siempre esté presente en las terapias alternativas. ¡Ah! los científicos en este caso forman parte de la Universidad McGill de Montreal. Para aquellos a los que les interesen las fuentes de información, este estudio fue publicado en la revista Nature en el año 2011.

Los estilos de música y su supuesta influencia en la inteligencia

En fin, realizar estudios para describir una personalidad o para definir los niveles de inteligencia me recuerda a la astrología hecha música pero vamos allá. En la red se ha leído mucho y aun tenéis por ahí interesantes estudios de Samuel D. Gosling de la Universidad de Texas diciéndoos como sois según vuestra música favorita. Una servidora cree que a quién le gusta la música, le gusta la música sin apenas restricciones y que la inteligencia no tiene demasiado que ver con estilos musicales, más bien es la curiosidad la que nos hace amantes de la música en toda su amplitud. Quizás exista alguna correlación entre las personas a las que realmente no les gusta la música, sino que bailan lo que se escucha en la radio o la televisión por cuestiones puramente sociales, pero esa es otra historia. Por supuesto, esta es solo una opinión personal así que se admiten réplicas e incluyo el enlace al estudio de Gosling titulado “The Do, Re, Mi’s for everyday life”.

La musicoterapia: etapas de una terapia alternativa polémica e intrigante

Algunas universidades españolas imparten como estudios de máster el aprendizaje de esta terapia. Si realmente es cierto que la música aumenta los niveles de dopamina, ¿Por qué no puede ser una terapia alternativa para complementar una más tradicional? A pesar de que la musicoterapia siendo objeto de polémica, si que ha dado resultados favorables en pacientes con enfermedades neurológicas (alzhéimer, demencia, afasia, amnesia, depresión, esquizofrenia o síndrome de Tourette), personas mayores (tanto a nivel cognitivo como socioemocional y físico), personas con discapacidad y niños.

Las 3 etapas de la musicoterapia

  • Diagnóstico: Elaborado por un especialista.
  • Tratamiento: Exposición a cuatro tipos de experiencias sensoriales que son improvisación (creando tu propia música), recreación (cantando algo ya compuesto), composición (componiendo un tema estructurado) y escucha de música.
  • Evaluación del profesional.

Consideraciones acerca de la música que hace sentir bien

La musicoterapia no dista demasiado de lo que experimenta cualquier amante de la música pero, en este caso, se realiza de una manera sistemática. En España, la primera Asociación de Musicoterapia aparece en Barcelona en 1976 de la mano de Abimael Guzmán. Las diferentes asociaciones han realizado numerosas investigaciones acerca del tipo de música que mejor hace sentir para aplicar en el campo terapéutico. Estas son algunas de las conclusiones:

  • La intensidad debe modularse, esto es, el volumen. Si este está demasiado alto puede irritar.
  • Los instrumentos de cada grupo musical invitan a unas sensaciones diferentes. La percusión es rítmica, liberadora. Los instrumentos de cuerda son expresivos y penetrantes. Los instrumentos de vientos son alegres y vivos. Por último, la cuerda percutida (el piano, el teclado) pueden ser ideales para relajarse y tener un tono positivo.
  • Los tonos agudos nos despiertan y activan. Los graves pueden invitar al pesimismo pero también a la tranquilidad.
  • El ritmo en musicoterapia puede ser lento si se busca la serenidad o rápido para activar el organismo.

Si quieres ampliar información puedes hacerlo conociendo el modelo Benenzon.

(Opinión) ¿Sientes la música?

Recuerdo con nostalgia los viajes en coche con mis progenitores, a mis 4 o 5 años cuando mi padre ponía temas de Patti Smith o Supertramp, Deep Purple o Patxi Andion, combinados con Victor Manuel, Joan Manuel Serrat o Camilo Sexto. .
sientes la musica y consejos blogger
Si echo la vista atrás, no imagino un solo día sin música. Recuerdo una cinta de Sociedad Alkohólica que mis primos mayores le copiaron a mi padre, cuando aun existían los cassettes. También me acuerdo un single de La Orquesta Mondragón que ahora sé de sobra que  con el tema “Soy tu lobo”. Puedo rememorar con todo lujo de detalles a mi mater escuchando Duncan Dhu cuando era niña y de cómo me decepcionó cuando me enteré que Mikel Erentxun era una copia barata de Morrisey, y Duncan Dhu de The Smiths. 
Pero lo que puedo recordar con mayor nitidez fue el momento en el que creé mis propios gustos musicales. Empecé escuchando rock y metal, y ahora no me puedo creer que hayan pasado veinte años desde ese día en el que cogí “prestado” un cassette de Metallica al hermano de una amiga de la infancia, cuando apenas contaba con once años. Ese cassette resultaría ser el mítico Load. Obviamente también escuché mucha música comercial de la época, mucho pop, que era lo que se llevaba a finales de los 90. Por ese motivo es por el que creo que a quién le gusta la música, le gusta la música. Simple y llanamente.
Muchas veces me pregunto por qué amo la música, por qué me relaja, me altera, por qué me puedo enamorar con una canción y odiar fervientemente con otra. Me pregunto como es posible que pueda moldear mi estado de ánimo con solo variar de un estilo musical a otro; del punk, del rock, del jazz, del swing, del rockabilly…de todo. Miento. Ya no me lo pregunto. Ahora sé que la música es la vida. Tenía razón Niezstche, definitivamente.

Publicado por Alex Bayorti

Copy Writer de profesión y proyecto de escritora. Borratajear en lienzos es una terapia. A veces leo. Caminar es la mejor meditación. NK Comunicación soy yo. Un poco impostora. Dame café y cambiaré el mundo. ¡Que disfrutéis de mi blog!

Deja un comentario