España ha mostrado «su decidido apoyo» a la revisión de la regla de propiedad y control de aerolíneas de la UE con el fin de que estas compañías, «unas de las más afectadas por la crisis», puedan acceder a los mercados de capitales y a financiación para evitar su quiebra.