Esta campaña y la del puente de diciembre habría dado un balón de oxígeno al tratarse de casi un tercio de la facturación anual para muchas agencias emisoras especializadas