La aerolínea azteca Aeroméxico ha negado la intención de acogerse al capítulo 11 de la ley de reestructuras de Estados Unidos y ha anunciado que está identificando fuentes adicionales de financiamiento para reforzar sus flujos operativos, en el marco de la crisis provocada por la pandemia.