Alemania ha optado por implantar desde este fin de semana un test obligatorio de coronavirus para entrar en el país por vía aérea, mientras la canciller alemana, Angela Merkel, ha incidido en que es difícil restringir los viajes al extranjero.