La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, ha dicho que la competencia para evitar aglomeraciones corresponde al Gobierno de Pedro Sánchez, al que ha pedido más controles en aeropuertos y estaciones de tren, ya que el «problema no es si viene un francés a Madrid a beber, es si viene o no contagiado».