El fabricante aeronáutico estadounidense Boeing ha registrado en el primer semestre del año unas pérdidas netas de 3.036 millones de dólares (2.580 millones de euros) por la crisis de la Covid-19 y la puesta en tierra de los aviones 737 MAX.