El fabricante aeronáutico estadounidense Boeing ha cerrado 2020 con una pérdida de 11.941 millones de dólares (9.800 millones de euros), 18 veces más respecto a 2019, debido principalmente a los efectos de la crisis de la Covid-19 y la inmovilización del modelo 737 MAX.