Boeing se ha fijado como objetivo avanzar en la sostenibilidad de la aviación comercial a largo plazo y se ha comprometido a que, para 2030, sus aviones comerciales estén certificados y capacitados para volar usando combustibles de aviación 100% sostenibles.