El primer ministro británico, Boris Johnson, dijo este martes que, aunque esté legalmente permitido, los ciudadanos del Reino Unido no deberían irse de vacaciones a destinos clasificados como ‘ámbar’ en el sistema nacional de viajes, como son España, Italia o Francia.