El turismo de cruceros es una de las actividades económicas más severamente perjudicadas por la pandemia de la covid-19, con un parón a escala mundial en el que hay contadas, muy contadas, excepciones. Una de ellas es Canarias, donde cinco cruceros realizan recorridos entre las islas pese a las restricciones sanitarias. Es el único lugar de Europa que desde el pasado mes de noviembre logró reanudar la actividad de cruceros. Además, sus aguas sirven de refugio para estos colosos del mar a la espera de tiempos mejores.