La aerolínea easyJet registró unas pérdidas antes de impuestos declaradas de 645 millones de libras esterlinas (747 millones de euros) durante el primer semestre fiscal, cerrado el 31 de marzo de este año, lo que supone un aumento del 82,7% respecto al mismo periodo del ejercicio precedente, según ha informado la compañía.