El 737 Max del fabricante aeronáutico estadounidense Boeing ha vuelto al servicio comercial en Estados Unidos, con el primer vuelo de pasajeros desde su puesta en tierra hace más de 20 meses, tras los dos accidentes mortales en los que fallecieron 346 personas.