Este será el año en que recuperaremos los abrazos. Tal vez, no enseguida, pero la paulatina aplicación de la vacuna nos hace prever el fin de la pandemia hacia la segunda mitad del año. Al menos, en los países desarrollados, ya que la OMS tardará más tiempo en levantar la alarma mundial y siempre que no suceda otro evento inesperado.