El Banco de España, ante las perspectivas «realmente sombrías» que la pandemia de coronavirus ha traído para el sector turístico, apunta a la necesidad de «desplegar» una acción de política económica específica para el sector que evite la destrucción del tejido productivo.