La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA, por sus siglas en inglés) ha completado los vuelos de prueba del Boeing 737 MAX, que fueron realizados en Canadá debido a las restricciones por el coronavirus, y tras lo que procederá a analizar los datos para evaluar el retorno del modelo al servicio.