Los años del boom turístico en Canarias, lejos de haber aumentado la productividad del mercado laboral en el Archipiélago, han colocado a la región a la cola del país. En 1975, las Islas era la sexta comunidad con un Producto Interior Bruto (PIB) por trabajador más alto. 45 años después se han convertido en el territorio español en el que este indicador es el más bajo. Que las Islas se hayan convertido en una de las regiones con PIB por trabajador menor, es el resultado de que la riqueza generada por la economía de la región haya crecido mucho menos de lo que lo ha hecho la población. Eso junto a otros factores, como los bajos salarios que suelen caracterizar a las economías altamente dependientes del sector servicios, explican que Canarias se haya convertido en la comunidad donde este indicador es menor.