La primera virtud de quienes lideran la toma de decisiones no es heroísmo, sino que utilicen el sentido común. Suele servir para que los dirigentes no se conviertan en parte del problema que deben resolver. Y hay una evidencia en Canarias que muy pocos parecen haber entendido: sin turismo nuestra economía está más tiesa que una mojama.