El cierre de las fronteras anunciado por las autoridades de Malasia para atajar el contagio del coronavirus ha dejado a decenas de personas atrapadas en los aeropuertos del país tras llegar desde regiones consideradas de riesgo.