La balanza por cuenta corriente, que mide los ingresos y pagos al exterior por intercambio de mercancías, servicios, rentas y transferencias, registró un déficit de 2.900 millones de euros hasta marzo, frente a los 500 millones de déficit del mismo periodo de 2020, por lo que el saldo negativo se multiplicó por más de cinco, según los datos publicados este lunes por el Banco de España.