El Gobierno destinará 10.000 millones de euros procedentes de los fondos europeos, adicionales a las inversiones incluidas en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del próximo año, para el desarrollo de una nueva estrategia de movilidad segura, sostenible y conectada durante los próximos tres años.