El Faro de Ajo, en Bareyo, ya luce, tras la polémica, con la impronta multicolor del artista urbano cántabro Óscar San Miguel ‘Okuda’, quien espera que la obra pierda su carácter temporal y finalmente se perpetúe en el tiempo.