El Gobierno de Reino Unido ha desaconsejado a sus ciudadanos reservar vacaciones en los países que entran dentro de la categoría ámbar del semáforo epidemiológico, entre ellos España, si bien ahora ya no es ilegal que los británicos viajen a este tipo de destinos tras la revisión de las restricciones.