Sin estado de alarma, queda en manos de las CCAA decidir confinamientos sobre un grupo concreto de personas, como se hizo en Igualada o Tenerife