El Gobierno no contempla endurecer las medidas para la llegada de turistas europeos a España, más allá de seguir exigiendo una PCR realizada en origen, ya que considera que es suficiente para evitar la importación de casos, al tiempo que reconoce preocupación ante la posibilidad de que otros países europeos puedan decidir unilateralmente cerrar sus fronteras.