El Gobierno ha afirmado que Iberia está cumpliendo la hoja de ruta planteada para el «total sometimiento a la normativa comunitaria en términos de control y propiedad», por lo que no hay actualmente ninguna preocupación sobre si podrá seguir volando como aerolínea de la UE.