El Gobierno ve con buenos ojos que se puedan explorar vías para facilitar la movilidad de ciudadanos de países terceros de fuera de la UE en los que el proceso de vacunación está ya muy avanzado, como es el caso de Estados Unidos y Reino Unido, siempre que con ello no suponga un riesgo para la salud de los españoles.