El Rey Felipe VI ha destacado la «enorme importancia» de contar con una industria «robusta a nivel español y europeo, como condición imprescindible» para alcanzar una mayor prosperidad a través del avance tecnológico y la creación de empleo y cohesión social.