La Organización Internacional de Aviación Civil (OACI) ha confirmado que el tráfico internacional de pasajeros sufrió una caída «dramática» del 60% en 2020, lo que supone volver a los niveles de 2003. Además, la pérdida financiera de las aerolíneas asciendió a más de 300.000 millones de euros. La recuperación no se prevé hasta el segundo trimestre de este año, y todo en función de como evolucione la pandemia.