El Tribunal General de la Unión Europea (TUE) ha avalado este miércoles el fondo que el Gobierno creó para apoyar con 10.000 millones de euros a empresas viables con problemas de solvencia derivados de la crisis de la COVID-19 y que la aerolínea Ryanair había pedido declarar ilegal.