El turismo afronta otro año complicado, con el verano en el aire y muchas dificultades para llegar a los 40 millones de entradas de extranjeros de los que habló la ministra del ramo, Reyes Maroto, porque el primer semestre se saldará con caídas del 70% respecto al mismo periodo de 2019, en el mejor de los casos. El sector confía en que si a mediados de junio baja sustancialmente la tasa de contagios y se alcanza un ritmo de vacunación “aceptable”, la temporada podría empezar con cierto brío para el turismo extranjero en julio y extenderse hasta octubre, ha explicado a Efe el vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda. En el caso de Canarias, el objetivo es recuperar algo el verano pero, sobre todo, que la próximo temporada de invierno, la fuerte para las Islas, sea el inicio de la recuperación del sector.