El turismo mundial registró su peor año en 2020, con una caída de las llegadas internacionales del 74% respecto al 2019, lo que supone 1.000 millones menos, debido a un desplome sin precedentes de la demanda y a las restricciones generalizadas de los viajes a causa de la pandemia.