Desde hace años es complicado encontrar empleo (bien remunerado) en las plataformas de trabajo. Mi experiencia personal es que, a pesar de encontrar a algún que otro cliente a través de Nubelo o Freelancer, la mayoría de nuevos clientes fueron recomendaciones por lo que el «boca a boca» parece que está en plena forma.

¿Por qué en 2020 cuesta tanto encontrar trabajo freelance en plataformas?

Por supuesto, si acabas de empezar, esto último no te será muy útil así que te voy a dar las claves por las que, bajo mi punto de vista, es tan difícil encontrar trabajo freelance desde las plataformas:

  • Las ofertas en español incluyen España y Latinoamérica: Después de la caída de Nubelo, muchas redactoras y diseñadoras web se quedaron huérfanas. ¿Por qué? Era una plataforma diseñada para las autónomas españolas, es decir, los clientes tenían que facturar y las tarifas eran bastante buenas. Cuando Nubelo se fusionó con Freelancer, de repente, empezaron a aparecer cientos de ofertas con presupuestos mucho más bajos debido a que eran servicios solicitados  desde países latinoaméricanos y, por supuesto, sin posibilidad de facturar en muchos casos. Entiendo perfectamente que todas tenemos derecho a postular pero, desde luego, yo he abandonado la mayoría de plataformas por este motivo.
  • Cada vez hay más empleos de falsos autónomos: Mientras que el punto anteriormente citado no me estresa (es la competencia internacional, de toda la vida), esto si que me indigna. Hace poco encontré una oferta en Infojobs (no Infojobs Freelancer) en la que se solicitaba a un redactor, trabajo de 8 horas, de lunes a viernes y que cobraría 1000€ brutos al mes. ¿El principal requisito? Que fuera autónomo. Es decir, te desplazas cada mañana a una oficina para pasar, seguramente, todo el día en ella y luego cobras unos 400-500€ netos sin contar desplazamientos, dietas y demás. Y ahora yo me pregunto a lo Snake de Metal Gear Solid; «pero, ¿Qué coño?». No, en serio, ¿Cómo se puede tener tanto, tantísimo morro?

No sé si las demás opinarán lo mismo pero yo me estoy dando cuenta de que si no invierto en Personal Branding, voy fatal. También si me limito a crear textos o posts de bajo presupuesto y poca calidad. Los cambios parecen claros:

  • Ya no vale hacer posts como churros sino que manda la calidad: Cada vez son más los clientes que solicitan artículos largos y bien pagados.
  • Diversificar, la mejor manera de seguir en la brecha: Me parece un poco pasado de moda que exista una redactora, una community manager y una social media. La redactora debería ser también quién difundiera el contenido (lo cuál significa cobrar más). Porque, ¿Quién conoce más la temática a tratar que ella? Por eso cada vez tengo más clientes que solicitan todo el pack.
  • Invierte en tu CV y en tener una buena imagen online: No tienes por qué ser una influencer. Yo no lo soy pero si tienes la suficiente experiencia y un buen currículum online será suficiente.

La gran tendencia para redactoras freelance: la reputación online es la llave para conseguir buenos proyectos

Aparte de conseguir trabajos a través de familiares y amigos (el boca a boca siempre funciona) así como a partir de conversaciones intrascendentes en bares y cafeterías (es sorprendente hasta qué punto quieren renovar sus páginas web y contenidos las empresas y, sobre todo, las pequeñas y medianas en 2017) hay una manera cada vez más común de encontrar empleo como redactora y se llama Personal Branding o, lo que es lo mismo, aprender a diferenciarte del resto de redactoras.  He de reconocer que yo no soy el mejor ejemplo ya que aunque si que cuento con blog propio y página web apenas tengo contacto con otras redactora y publicistas del gremio así que lo que encuentro es a través del currículum, envío activo de propuestas a potenciales clientes y proyectos a través de antiguos clientes. Aún así, si estás empezando y todavía no tienes una cartera de clientes, te recomiendo que inviertas en tu presencia online creando un CV online, un blog personal, manteniendo tus redes sociales (mejor una o dos bien mantenidas que muchas sin poder abarcar), formándote continuamente, buscando activamente clientes y colaborando con otras redactoras. Es posible que ahora te parezca demasiado engorroso pero una vez que empiezas a potenciar tu reputación online, los clientes aparecen cada vez con menor esfuerzo.

¿Necesitas asesoría freelance gratuita? ¡Contacta conmingo a través de la sección de comentarios!