España está por encima de la media mundial en su capacidad de atraer el turismo de estancia larga (es decir, de más de una semana), copando este tipo de turista la mitad de la oferta nacional al considerarlo «más satisfactorio» que los viajes de corta duración.