El sector turístico español da por perdida la Semana Santa y el primer trimestre del año pero confía en que la aceleración de los procesos de vacunación y la recuperación de mercados emisores logre impulsar al sector de cara al verano que confían que resulte más positivo sobre todo gracias al turismo nacional.