El consejero delegado de Airbus, Guillaume Faury, ha enviado una carta interna a los empleados del fabricante en la que anuncia que es «poco probable» que las salidas voluntarias acordadas sean «suficientes» y ha remarcado la necesidad de realizar ajustes en la plantilla teniendo en cuenta el descenso de los ingresos provocados por la pandemia, una medida que supondría el despido de unos 15.000 empleados.