Los viajeros que lleguen a Francia procedentes de un destino que no sea considerado de riesgo, entre ellos el conjunto de la Unión Europea, podrán entrar al país a partir del 9 de junio sin presentar ningún test de coronavirus siempre y cuando acrediten que han recibido alguna vacuna homologada.