La pandemia de coronavirus ha segado la vida de más de 700 personas en el Archipiélago y ha afectado directamente a otras 50.000, que fueron infectadas por el covid. En el plano laboral, más de 53.000 trabajadores se han apuntado a las listas del paro y otros 86.000 subsisten gracias a los ERTE. El turismo se ha hundido, tres de cada diez agencias de viajes han caído, el comercio agoniza y los cierres de empresas han superado el techo de la crisis financiera de 2008. Es el balance puro y duro que ha dejado un virus que a todos pilló por sorpresa hace ya 15 meses, que paralizó el mundo y que asestó un duro golpe a las economías. Especialmente a España y más en concreto a Canarias.