Las autoridades húngaras han anunciado este viernes que a partir del 1 de septiembre las fronteras del país estarán cerradas a todos los viajeros procedentes del exterior, a excepción de los ciudadanos húngaros, debido al aumento de los casos de coronavirus en el extranjero.