Iberia ha valorado 2020 como el año en el que ha «puesto ha prueba» su capacidad de adaptación para resistir a las complicaciones derivadas de la pandemia de coronavirus, desarrollando las medidas «más eficaces» en el ámbito laboral, operativo y de prevención de riesgos para asegurar su sostenibilidad y contribuir en la lucha contra el Covid-19.