El Gobierno de Italia prepara un decreto con nuevas medidas ante la situación del coronavirus que buscan una desescalada de las actuales restricciones a partir del próximo 26 de abril y que se espera que esté vigente hasta el 31 de julio.