El organizador o el minorista de viajes combinados que hayan sido cancelados por motivo del coronavirus podrán entregar un bono al consumidor tras la «aceptación por parte de este», modificando el real decreto del 31 de marzo que no establecía la obligatoriedad de la aceptación por parte del cliente.