La Mesa de la Mujer Rural se muestra favorable al avance de la industria turística en las medianías de la Isla de manera «planificada y bien gestionada», permitiendo que repercuta en la economía local y generando empleo, y rechazando cualquier propuesta desarrollista que afecte al paisaje agrario.