La Unión Europea ha aprobado cerrar su espacio aéreo desde esta medianoche a los vuelos de aerolíneas bielorrusas y prohibir el aterrizaje y despegue desde aeropuertos europeos, en el marco de las sanciones acordadas por los líderes de los Veintisiete en la cumbre de mayo para responder al incidente del vuelo de Ryanair en Bielorrusia.