La crisis sanitaria del coronavirus ha cambiado la forma de viajar de los españoles, así si antes de la pandemia Madrid, Barcelona y París eran los destinos favoritos de los turistas españoles, a lo largo del año las islas se han convertido en los lugares elegidos para el descanso para los viajeros nacionales, que aumentan poco a poco su deseo de viajar a lugares más lejanos.