La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) asegura que si las autoridades quieren realizar pruebas para detectar el Covid-19 en aeropuertos y terminales aéreas, éstas deberían de entregar resultados rápidos, ser realizadas masivamente y tener altos niveles de precisión. Además, las pruebas deben ser rentables y no crear una barrera económica o logística para viajar.