Las viviendas de uso turístico de Galicia registraron durante el mes de julio una ocupación media del 68%, lo que supone una disminución de solo tres puntos con respecto a la del año anterior, incluso a pesar de la influencia en el turismo de la COVID-19.